jueves, 20 de febrero de 2014

La Maruca, Madrid

Por lo visto es complicadísimo reservar en la Maruca, siempre está hasta la bandera, pero pasamos por la puerta y nos quedamos en una de las mesas que había en la calle. Un poco de frío pero entre la calefacción y las mantas que nos dieron, la cosa se hizo mucho más llevadera.

Nos comimos unos buñuelos de brandada de bacalao que quitaban el sentío, unas croquetas de carne buenísimas, un tartar de novilla espectacular y unas alcachofas de escándalo, hechas a baja temperatura y luego terminadas la plancha. Un espectáculo.



Por desgracia me dejé allí una bolsa, que debe ser que el vino y la comida me nublaron la memoria y fue imposible contactar con ellos. Que digo yo que si tienes un teléfono lo más normal es cogerlo y, si hay alguien encargado de las redes sociales, que menos que contestar... aunque sea unos días más tarde... y es que no acabo de entender lo del manejo del mundo 2.0 ... Si estás es para llevarlo al 100% ... de lo contrario lo mejor es mantenerse al margen... vamos, es mi opinión...

3 comentarios:

Toni Cantera dijo...

Pero... la has localizado?

LilaHexe dijo...

Sí, localizada... al fin... Gracias Toni

Toni Cantera dijo...

Me alegro!

Publicar un comentario

 
;