martes, 4 de agosto de 2015

Donde Mónica, Restaurante Madrid

Me habían hablado en bastantes ocasiones de Donde Mónica (Padilla 3). Intenté reservar un par de veces pero no fue posible, así que lo olvidé ligeramente. Y al otro día, sin pensarlo dos veces dije… "¿Y si lo intentamos hoy?".
Cuando llegamos no había sitio en el jardín, pero mucho mejor puesto que al instante se puso a llover. Además nos comentaron que era el último día, que cerraban todo el mes de agosto. Debió ser que se alinearon los planetas para que pudiéramos ir. Picamos algunas cosillas, el ambiente muy acogedor, el sitio muy cuidado y un servicio espectacular. Cada vez es más habitual encontrarse locales con una comida más que aceptable, una decoración fantástica y un servicio que hace que te marches de mala leche. No es el caso. Fueron la amabilidad personalizada.
Y sí, cuando abran en septiembre volveré. Bien a comer o a probar las tartas que tienen para merendar.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
;